25 de octubre de 2008

Incompetencia expresiva

Leo en El País un interesante reportaje (titulado Mucho título y pocas letras) sobre el actual deterioro de nuestra lengua. Entre otras cuestiones, se señala que más que las faltas de ortografía cometidas por los estudiantes universitarios (que son muchas) lo que más preocupa es la incompetencia expresiva de muchos jóvenes, lo que les imposibilita comunicarse con un mínimo de sentido, coherencia y criterio.

Por otro lado, se advierte sobre la creciente utilización de un lenguaje cada vez más alambicado, retórico y cursi propiciado por los medios de comunicación y los políticos. En estos ámbitos es muy habitual el empleo abusivo del gerundio y de las comas; el uso errático de las tildes y los signos de puntuación; el desconocimiento de la ortografía; los vicios del laísmo, leísmo, yeísmo y dequeísmo; la sustitución del imperativo por el infinitivo ("comer" en lugar de "comed"), o la utilización del infinitivo como verbo principal ("decir que"... en lugar de "quiero decir que"...). A eso hay que sumar la utilización de expresiones que los entendidos juzgan aberrantes, como "a nivel de...", introducidas desde la política y el periodismo.

Algunos filólogos achacan parte de la culpa de este deterioro a que en la actualidad el éxito social está más en el dinero o la fama que en el lenguaje.

No hay comentarios: