29 de marzo de 2010

Cotilla

Es curioso el origen de este término.

En la RAE aparece como diminutivo de cota y en su primera acepción significa "ajustador que usaban las mujeres, formado de lienzo o seda y de ballenas", es decir, lo que conocemos como corsé. La cota era un arma defensiva del cuerpo, que se usaba antiguamente.


Cotilla


En su segunda acepción significa: "persona amiga de chismes y cuentos".




Según el Inventario general de insultos de Pancracio Celdrán, parece que el término deriva de la voz "cotilla" ya usada en el primer cuarto del siglo XVII con el valor ya mencionado de "corsé". Por ser artilugio exclusivamente femenino en su origen, el término pudo haberse extendido en su significación para calificar a la mujer chismosa, que quiere entrar en pormenores y detalles de vidas ajenas. Sin embargo, cuando la voz se utilizaba con el significado principal de "corsé", no tenía el valor semántico de chismosa.

El caso es que en el siglo XIX existió un personaje: la tía Cotilla, fanática antiliberal que llegó a matar por sus ideas radicales. En la Historia del Saladero, de Morales Sánchez, se aborda el personaje, una tal María de la Trinidad Cotilla, que estuvo al frente de una pandilla de ideas políticas absolutistas. Sus crímenes le valieron la pena capital, que se ejecutó en Madrid. Tenía una red de espías y chivatos a los que llamó "cotillas" (en alusión a quien pagaba sus servicios, esto es, María de la Trinidad Cotilla) que la ponían al corriente de cuanto ella estimaba que debía saber. A su muerte su nombre pasó a convertirse en sinónimo de persona que se presta a la murmuración y al chismorreo, a llevar y traer infundios, sin importarle la honra de los demás. De ahí la acepción que la RAE recoge posteriormente: "persona amiga de chismes y cuentos".


[Imágenes: cotilla; Pasión cotilla, Forges]

No hay comentarios: