29 de marzo de 2010

Jugando con las palabras

Convertir en un juego la lengua con la que hablamos es la mejor manera de interesarse por ella y de hacerla llegar a un gran número de personas. Esto viene a cuento porque ha aparecido en El País un reportaje (Una palabra para honrar a la lengua) sobre las iniciativas lúdicas que ha propuesto el Instituto Cervantes sobre el español.



Una es el Ficcionario: todo el que quiera puede inventar una palabra. Yo he contribuido con "liricuento", término que pretende reunir todos aquellos cuentos -que son muchos- que expresan emociones y sentimientos de forma narrativa (la palabra está en proceso de aprobación). También se pueden votar palabras inventadas. Curioseando, me he topado con "esgaépolis" (sí, va de la SGAE jejejeeee...) a la que, por supuesto, he votado porque me parece buenísima.

Desde la página también invitan a proponer la palabra favorita del español. Esta es ya más difícil y me cuesta decidirme por una. La misma "palabra" ya es bonita, y hay otras más que me encantan: mariposa, camposanto, lirio, iris, ambar, amistad, cariacontecido, adivinanza... Hay un listado de las que los amantes del español han votado como sus favoritas. La más votada hasta ahora es "cachivache" y la segunda "libertad".

Novedades en la página son la elaboración de pictogramas (palabras ilustradas) tanto de palabras ya existentes como de inventadas, y el juego del español, un juego tipo Scrabble que permite medir el grado de conocimiento del español. El juego está realmente bien y os invito a que participéis. Podéis retaros tanto con la máquina como con otros contrincantes y hay varios niveles.

Todo esto se ha hecho con motivo de la celebración del Día del Español que tendrá lugar el sábado 19 de junio en los 73 centros que el Instituto Cervantes tiene repartidos por el mundo. El Día E es una jornada de puertas abiertas a la que puede asistir quien quiera. En la sección actividades hay un enlace en el que en breve aparecerán todas las actividades que se realizarán en cada uno de los centros.

[Imagen: El País (espero que no pase nada)]


No hay comentarios: