8 de septiembre de 2010

Redundancias en el lenguaje

En la lengua, especialmente en el habla (aunque también aparece en la escritura) es habitual el uso de redundancias que, como tales, son innecesarias. Ahí van algunas de ellas:

- A las doce del mediodía o A las doce de la medianoche: en los términos medianoche y mediodía ya está recogida la información de "las doce". Así pues, el mediodía corresponde aproximadamente a las doce de la mañana, y la medianoche a las doce de la noche.
- Subir arriba o bajar abajo.
- Ver con los propios ojos: aunque si bien es cierto que en el Cantar de Mio Cid aparecen expresiones como "De los sus ojos tan fuertemente llorando" o "llorando de los ojos", en ese caso cumple con una función poética que nada tiene que ver con el habla habitual.
- Hablar tres idiomas diferentes.
- Bifurcarse en dos direcciones.
- Peluca postiza.
- Prever con antelación.
- Utopía incanzable.
- Volver a releer.
- Dar portazos a la puerta.
- Accidente fortuito.
- Actualmente en vigor.
- Aterido de frío.
- Autodefinirse.
- Casualidad imprevista.
- Clímax máximo.
- Asomarse al exterior.

Hay muchas más. Si a alguien se le ocurren otras, encantada de que las aportéis.

No hay comentarios: