31 de enero de 2010

Laísmo, leísmo, loísmo

Intentar explicar estos fenómenos dialectales con el fin de que los que los cometen se corrijan es bastante complicado por dos razones: la primera porque, en general, se suelen producir en el habla; la segunda es una consecuencia de la primera: cuando hablamos, nadie se para a pensar a bote pronto si ese la/lo o le mal utilizado corresponden al Complemento Directo (CD) o al Indirecto (CI). Así que se me plantea un pequeño reto (reto sugerido por mi primo, que conste).

Para empezar hay que decir que tanto el laísmo, como el loísmo y leísmo surgen en Castilla en la Edad Media y ya se documentan en los primeros textos medievales del centro peninsular. Así que en absoluto son fenómenos recientes y están tan arraigados entre los hablantes de ciertas zonas que es muy difícil corregirlos.

Buceando por la red, en primer lugar me voy a la Real Academia de la Lengua y descubro que... no me sirve, porque creo que la explicación es demasiado gramatical, con lo cual nos alejamos de la intención práctica de este post (aunque lo tengo como referencia para estas explicaciones).

Acudo a otras webs y tampoco me sirven (aunque las incluyo aquí por si a alguien le interesa profundizar en el tema): Defensor del castellano, La guía 2000, Centro Virtual Cervantes (esta última tal vez sea la que lo expone de una manera más clara y sencilla).

Bien, visto lo visto, vamos con mi explicación:

En primer lugar explicaré el LAÍSMO y LOÍSMO. Para empezar, tenemos que tener en cuenta que tanto el pronombre la como lo son siempre CD. Vaya, pensaréis, esta ha caído en lo mismo que critica. Paciencia. Hay cosas que hay que explicar acudiendo aunque solo sea un poquito a la gramática; el le siempre es CI.

Hecha esta salvedad, vamos a los ejemplos, que es lo que nos aclarará un poco las cosas.

Si yo digo una frase como: Ayer compré un libro a Lola, nos encontramos con dos sintagmas que funcionan como CD: un libro; y CI: a Lola. ¿Que cómo lo sé? Pues simplemente porque acudo a la prueba de la sustitución pronominal: Ayer le compré un libro (ese le sustituye a Lola) o Ayer se lo compré a Lola (ese lo sustituye a libro).

Si como hablante, digo por lo tanto: *Ayer la compré un libro, estoy cometiendo un caso claro de laísmo, porque sé que ese la (igual que lo, solo puede sustituir al objeto al que me refiero).

Imaginemos otra frase cuyo CD sea femenino y se sustituya por la (lo que, como veremos, produce una clara ambigüedad): Leí la novela a Lola. Si hago la sustitución: La leí, está clarísimo que me estoy refieriendo a la novela, con lo cual si la intención del hablante es referirse a Lola con ese la, está cometiendo un caso claro de laísmo: lo correcto sería: Le leí la novela.

Vamos ahora con el LEÍSMO, que consiste en el fenómeno contrario, es decir, utilizar le en lugar de la o lo, o lo que es lo mismo, usar el pronombre que sustituye al CI como pronombre de CD.

Tomando como ejemplo una de las frases anteriores: Llamé a Lola decir *Le llamé es un caso de leísmo ya que lo correcto es decir La llamé. Darnos cuenta no es difícil: ese le podría referirse tanto a una mujer como a un hombre, y lo lógico es pensar que estos pronombres diferencian los géneros (porque concuerdan en número y persona con el sustantivo al que sustituyen). En el caso de que ese CD sea género masculino (Llamé a Pedro) la RAE admite su sustitución por le, de manera que sería correcto decir Le llamé en lugar de Lo llamé, que sería lo propio. De todas formas, puede ser más o menos comprensible que, cuando nos referimos a una persona, un leísta pueda cometer esos errores sin darse cuenta, y parece que tampoco "chirrían" tanto a quien no lo es. Esta admisión cuenta con el prestigio de haber sido utilizado (y sigue siéndolo) por muchos escritores en la historia de la literatura española.

Otros casos más difícíles los encontramos en oraciones como: Escribí a mi hija > ¿La escribí o le escribí? La duda nos la quitamos cuando transformamos la oración a pasiva (que es otra forma de comprobar cuándo un sintagma funciona como CD: *Mi hija fue escrita por mí, por lo tanto lo correcto es Le escribí. Igual que Abrí a mi vecino > Le abrí (ya que no puedo decir: *Mi vecino fue abierto por mí). Pero sí puedo decir: Abrí la puerta a mi vecino > La puerta fue abierta por mí; o Escribí una carta a mi hija > Una carta fue escrita por mí (el CD es lo que, en la oración pasiva, pasa a funcionar como sujeto paciente).

Lo que no se admite de ningún modo es el leísmo cuando el referente es inanimado: *El libro le leí ayer; *El cuaderno le terminé; *El coche le arreglé... y tampoco se admite cuando el referente es mujer: *Le llaman por teléfono; *Le invitaron al cine; *Le cogieron desprevenida...
Y tal vez sea esta última regla la que resuma todo lo expuesto hasta aquí.

El tema es amplio y complejo, y lo explicado aquí es muy básico. A quien le interese profundizar en el tema puede leer las entradas laísmo, loísmo y leísmo del Diccionario Panhispánico de Dudas.

Si alguien tiene algo que decir al respecto que yo me haya saltado (o algo en lo que me haya equivocado), por supuesto, puede dejar un comentario.

Por último, os dejo unas frases para practicar. A ver si descubrís en cuales se dan casos de leísmo, laísmo y loísmo (las soluciones están debajo, pero no vale hacer trampas):

a) La di un regalo a Marcela.
b) La busqué [a Josefa] por todas partes.
c) Una vez entregados los informes, los destruyeron.
d) Una vez entregados los informes, los prendieron fuego.

e) Lo ordené ejecutar la sentencia.

f) El veterinario curó al perro. Le curó.

g) Juan regaló un pañuelo a su tía. Juan la regaló un pañuelo.

h) Les preparó unos cócteles de chuparse los dedos.
i) Limpió el pescado, quitándolo cuidadosamente las escamas.
j) Las tienes que invitar al cumpleaños.








(FRASES INCORRECTAS: a) debe ser le (laísmo); d) loísmo: debe ser les, que es lo que corresponde con verbos que funcionan como semi locuciones verbales: prender fuego, echar un vistazo, sacar brillo...); e) Le ordené... (loísmo); f) Lo curó, leísmo (si la transformo en pasiva compruebo que el perro es CD: El perro fue curado por el médico); g) Juan le regaló un pañuelo, laísmo (pañuelo es CD, por lo tanto a su tía, CI, se sustituye por le); i)...quitándole... (loísmo).