Entradas

El guardián invisible, Dolores Redondo

Imagen
Mira que soy bastante escéptica cuando se trata de creerme, ya no solo críticas de libros de 5 estrellas para arriba, sino frases como: «Es difícil encontrar a otro autor que irrumpa en el thriller criminal con esta fuerza y originalidad.» (que suscribe el periódico La Razón... ejem...). No voy a poner en duda que un escritor español (en este caso, escritora) sea un magnífico contador de novelas de asesinos en serie. El libro de Dolores Redondo lo terminé (al menos aguantó lo que otros no consiguieron, aunque de vez en cuando me venían a la mente frases como: "Deja de perder el tiempo con esto, que hay mucho de calidad por leer").



No voy a destripar nada, así que puedes seguir leyendo tranquilamente.
𝟏 Lo primero que me chirrió fue una digresión sobre asesinos en serie que, sin venir a cuento, se marca Jonan, el poli de más confianza de Amaia Salazar, la inspectora a cargo de la investigación de varias muertes de adolescentes. Es el único pensamiento que se nos muestra de es…

Microrrelato: La desconocida

La desconocida

No tardé en darme cuenta de que, aunque la desconocida pronunciaba sonidos articulados y parecía tener su propio lenguaje, ni la entendían los moradores de la casa, ni ella los comprendía a ellos. Los sonidos que emitía no se parecían a ninguna de las lenguas que hablaban los nativos del lugar. La desconocida parecía cada vez más nerviosa. No dejaba de señalar al exterior, a sí misma y a todos nosotros, como si un grave peligro nos acechase. Puedo decir que nunca vi, en mi vida, una cara que reflejara tanta desesperación y miedo. Todo sucedió en menos de un minuto. De repente, y sin apenas darnos tiempo de reaccionar, cayó abatida de rodillas sobre la alfombra y un grito desgarrador salió de su garganta al tiempo que la puerta de la casa se abría con gran estruendo y siete enanos, a cada cual más terrorífico, irrumpían en la estancia al grito de aihooooooo. Hasta que no me fijé bien no vi que entre las armas que cada uno portaba había hachas, bayonetas, machetes, dagas y…

El último trabajo del señor Luna, César Mallorquí

Imagen
El señor Luna es un asesino a sueldo que es contratado por un mafioso sin escrúpulos para localizar a una mujer que le hizo un buen pufo. 
La señora, mujer de mediana edad, es Flor Huanaco, que trabaja como sirvienta en un chalet pijo de Aravaca. En esa familia vive Pablo, que es hijo único de unos padres que pasan de él. El chaval, que es superdotado, está en pleno clímax hormonal, y se enamorará de la chica de un tipo loco que quiere entrar en una banda nazi.
Y si con todos estos ingredientes no te ha entrado el gusanillo, es que lo tuyo no es abrir un libro.
Ah... y que aunque me la he leído para recomendar a mis alumnos de la ESO, es también apta para adultos y jubilados.

Luces de bohemia (ilustrado por 200 artistas)

Imagen
Confieso que soy un culo inquieto en lo que a aprender se refiere. Dicho esto, me apunto a cualquier cosa que requiera un reto creativo, siempre que esté dentro de cualquiera de las artes plásticas, que es lo que me gusta. Creo que por esto me hice profesora: porque es una profesión que, aparte de muy creativa, me permite disponer del tiempo libre suficiente como para desconectar y poder dedicarme a estas inquietudes artísticas que me llevan rondando desde que tengo memoria. Muchas veces he pensado si tal vez me haya equivocado de profesión... o si la suerte ha sido no depender de lo artístico para vivir. Igual me hubiese quemado... o no... 
Pero no disertemos del tema central de esta entrada.
Y todo esto viene a cuento porque tengo la enorme suerte de formar parte de un grupo de gente llamado Mil coeditores, que nos dedicamos (bajo la batuta de una mente brillante, Álvaro Sobrino) a ilustrar obras significativas de la literatura que quedan libres de derechos de autor. El libro que i…

Lástima de lecturas escolares para la ESO

Imagen
Como profesora de lengua, hay una cosa que no comprendo de la enseñanza: por qué no nos dejan, a los profesores que queramos, programar las lecturas que consideremos más adecuadas para nuestros alumnos.

Llevo ya dos cursos (este y en anterior, en centros distintos) con unos libros de verdad horrorosos para ellos. Este año en 2.º de la ESO el Plan Lector de la editorial con la que estamos trabajando ha programado, ni más ni menos, que Cuatro corazones con freno y marcha atrás, de Jardiel Poncela (que, en mi opinión, no está entre las mejores que digamos) y Las bicicletas son para el verano, de Fernando Fernán Gómez. Aparte del absurdo de que son dos obras dialogadas (teatrales), son historias que en absoluto atraen a unos chavales de 12/13 años, mucho más interesados por narraciones sobre problemas adolescentes, misterio o terror. 
Otra cuestión que habría que debatir es tener que calificar con un examen una lectura que se supone lúdica (hablo de la ESO, porque en Bachillerato sí consi…

Microrrelato: La vida es (a veces un) sueño

Imagen
Serie de microrrelatos que escribo de vez en cuando y que comienzan con una frase, poema o cualquier elemento que "fusilo" descaradamente de algún libro o autor que me guste. 
Comienzo con este inspirado en La vida es sueño, que es el último que escribí (ayer). Tengo varios más que iré colgando (para no abrumar  😜). Los incluyo, también, en la pestaña "A veces escribo". Por ahora no son más que un ejercicio creativo para obligarme a escribir. 



Este libro de salvará la vida, A.M.Homes

Imagen
Comencé a leerlo bastante entusiasmada porque era diferente, pero ya voy por la mitad y el entusiasmo se va diluyendo. Lo que parecían situaciones un tanto surrealistas, ya van dejando de sorprender. Y los personajes, prometedores, caen en picado en la monotonía. Al protagonista le iba a dar yo un par de collejas bien dadas: si te encuentras a punto de palmarla, deja de pensar tanto las cosas y disfruta de la vida sin vacilar (que encima tienes pasta para aburrir), que ya no estás para perder el tiempo en estúpidos retiros espirituales (y encima está agobiadísimo porque no puede hablar y no deja de tirarse pedos por culpa de lo que come... parece gracioso, lo sé, pero creedme, que ya aburre).